Ley de cookies o el colmo de la tontería.

Después de leer este artículo en el que se habla de la Ley de cookies, no me queda otro remedio que pensar en lo terriblemente estúpido que puede llegar a ser el ser humano en relación con la paranoia de la privacidad.

No se que va a ser de este blog, que, por supuesto, por estar alojado en WordPress.com, no cumple con la normativa correspondiente. Ganas me dan de cerrarlo.

De repente me ha entrado una sensación de estar indefenso ante una ley totalmente contraria al sentido común.

No se que cookies instalará el blog en vuestros ordenadores, pero por mi parte no envío ninguna de forma consciente y, desde luego, no tengo ánimos de saber de la vida privada de nadie ¿para qué?.

En fin, como aviso a navegantes, si no quieres cookies, DESACTIVALAS EN TU NAVEGADOR.